Etiquetas

, , , , , ,

Ahora que estamos acostumbrados a los éxitos, a ser los primeros en cualquier disciplina, no podemos siquiera imaginar aquellos tiempos pasados, no siempre mejores por mucho que se empeñara Jorge Manrique, en los que cualquier mínimo logro era un milagro. Pues en esos días oscuros, donde todo se hacía a base de esfuerzos ímprobos, acreditó sus méritos, dentro y fuera de España, Miguel Poblet, más conocido en Italia como «Miguelino». El primer español de la historia en enfundarse el maillot amarillo del Tour nos dejaba anteayer a los 85 años, tras no poder superar una insuficiencia renal. Según su coetáneo Bahamontes, primer ganador español de Tour, Miguel Poblet (que por cierto, hablaba francés, lo que por entonces era verdaderamente extraordinario) era el mejor esprinter. Y según la historia del ciclismo, desde ese primer maillot amarillo español que consiguiera, hasta el final de sus días de ciclista profesional, el barcelonés, considerado el mejor ciclista catalán de todos los tiempos y uno de los pioneros de este deporte en España, conquistó en dos ocasiones la clásica Milán-San Remo, ganó dos Vueltas a Cataluña, tres campeonatos de España de Montaña, siete campeonatos de España de Velocidad, siete de España por regiones y veinte victorias de etapa en el Giro, tres en el Tour y tres en la Vuelta. Los suyos eran otros tiempos (corrió entre 1944 y 1962); unos muy poco fructíferos todavía para el deporte español. Sin embargo él, sin dopaje, alcanzó unos resultados como para estar orgulloso de sí mismo, durante sus 85 años de vida. Sólo resta decirle: «Adiós, ”Miguelino”… Adiós, campeón».

La Razón

Anuncios