Dra. Irene Bretón Lesmes. Unidad de Nutrición Clínica y Dietética del Hospital G. U. Gregorio Marañón

– ¿Por qué hay cada vez más gente sensible al gluten?

– Es cierto que cada vez se reconoce más el papel del gluten en diversas situaciones clínicas. La enfermedad celíaca es la mejor conocida y es muy frecuente en la población, afecta a 1/100 a 1/300 personas y solo una parte pequeña de ellas están diagnosticadas. Los síntomas clásicos (dolor y distensión abdominal, diarrea y pérdida de peso) no siempre están presentes. Otras personas tiene alergia al trigo, que es una forma de alergia alimentaria diferente a la enfermedad celíaca. Por último, en los últimos años se están reconociendo casos de personas que tienen síntomas diversos, como dolor abdominal, depresión, cansancio, calambres, dolores articulares, o dificultad en la concentración, que pueden responder favorablemente a la dieta sin gluten sin que tengan una enfermedad celiaca. Se denominan trastornos relacionados con el gluten. Por el momento, no se conoce cómo se producen estos cuadros clínicos ni existe evidencia suficiente para hacer una recomendación clara en estos casos.

– ¿Esa sensibilidad puede aparecer pasados los años o es de nacimiento?

– Existe una predisposición genética a desarrollar enfermedad celíaca. Las personas que tienen esta predisposición tienen un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad. Es excepcional que  la enfermedad celíaca se presente en personas que no tienen esta predisposición.

– ¿El gluten engorda?

– Los alimentos con gluten no engordan mas o menos que los alimentos que no lo contienen.

– ¿Las personas que no consumen gluten, son más delgadas?

– No necesariamente. Si suprimimos de nuestra dieta muchos alimentos que contienen gluten, como pan, productos de bollería, pasta, pizza etc, y no los sustituimos por otros similares podemos perder peso. Sin embargo, los estudios de seguimiento después de iniciar una dieta sin gluten muestras que muchas personas realmente ganan peso.

– ¿Y qué tiene de malo el gluten, para que ahora haya gente que quiera quitárselo de la dieta?

– Realmente no tiene nada de malo. Sin embargo, teniendo en cuenta que la enfermedad celíaca es muy frecuente en la población y que muchas personas pueden no estar diagnosticadas o tener otro diagnostico coincidente, como el colon irritable, no es de extrañar que puedan notar mejoría si realizan una dieta sin gluten. Y no solo en los síntomas digestivos. La enfermedad celíaca puede originar otros síntomas muy variados, como cansancio, dificultad en la concentración, síntomas depresivos, enfermedades de la piel, síntomas neurológicos, alteraciones de la fertilidad, además de anemia, déficit de vitaminas u osteoporosis, entre otros. Por otro lado, como ya hemos comentado, hay otros trastornos, menos conocidos, que pueden mejorar con una dieta sin gluten en ausencia de enfermedad celíaca. Es importante, en cualquier caso, consultar a su médico en este sentido.

– Lo que está claro es que no es un alimento imprescindible en nuestra alimentación ¿no?

– Efectivamente los alimentos con gluten no son imprescindibles en nuestra alimentación. Sin embargo, es importante que tengamos en cuenta que si eliminamos estos alimentos de nuestra dieta, debemos sustituirlos por otros de composición similar para que nuestra dieta sea equilibrada. De no hacerlo de esta manera, podemos hacer una dieta pobre en hidratos de carbono y en fibra y otros nutrientes.

– ¿Y recomendable? ¿Tiene alguna propiedad destacada?

– No existe ninguna propiedad de los alimentos que contienen gluten sobre los que no los contienen. Sin embargo, teniendo en cuenta que el gluten se utiliza de forma amplia en la industria alimentaria, no es fácil realizar una dieta exenta por completo de gluten.

La Razón

Anuncios