Etiquetas

, , , , , , ,

Reconozco que, tal vez por deformación profesional, siempre me ha gustado saberlo todo. Sin embargo, ese “saberlo todo” excluye asuntos personales, e intimidades y privacidades que siempre he considerado sagradas. Creo que NO debería ser íntima ni privada una correspondencia a través de la cual se pueden distinguir delitos y que la Justicia debería favorecer que salieran a la luz hasta los más breves renglones escritos si aportan pruebas sobre asuntos delictivos…Pero también creo que se deberían proteger los correos personales en el resto de los casos. Más allá del morbo general ¿a quién le importan las supuestas infidelidades del marido de la infanta Cristina. Olvidémonos de simpatías o antipatías, de amores u odios y pensemos, exclusivamente, en el daño innecesario que se les está haciendo a los duques de Palma y a sus hijos. Tras conocer a través de diversos medios el contenido de alto voltaje de algunos correos presuntamente intercambiados entre Iñaki Urdangarín y una mujer, para más señas esposa de unos de sus mejores amigos, habrá quien diga eso de “pues a él le está bien empleado”…., pero a lo mejor lo dice sin saber qué pasa en el correo de su contrario o pensando que tiene a el propio a buen recaudo. No seré yo quien juzgue a Iñaki Urdangarín. Sobre todo porque no me corresponde. Es un tema exclusivamente suyo y de sus cercanos, que deben dirimir entre ellos. Pero sí condeno, sobremanera, la utilización de correos personales para demonizar a un personaje a costa de dañar a todo su entorno. No entiendo como la juez del caso ordenó levantar el veto sobre los mismos y creo que, este precedente, es muy serio para todos. Hay quien señala que si se ha permitido que tales correos salgan a la luz es porque ya está tan mal la cosa en el caso Noos que no queda otra más que la separación de Iñaki y Cristina, para salvaguardar la imagen de la Casa Real. De momento, todos lo sabemos, ella se va a Suiza con los niños y él se queda aquí, a aguantar el chaparrón; pero mientras más de uno considera que eso es el preludio de una separación anunciada, Urdangarín asegura que quienes dicen eso “están mal de la vista”. Así las cosas solo me resta añadir que me asustaría pensar que se utiliza a la Justicia para propiciar esa posible separación en ciernes que Urdangarín niega. Sobre todo porque una vez levantado el veto sobre tan regios correos, podría suceder lo mismo, en cualquier situación con algunos otros más plebeyos.

La Gaceta de Salamanca

Anuncios